miércoles, 2 de abril de 2025

I AM IN RECOVERY. 12 STEP

Un método para dejar la adicción que ha demostrado su eficacia en todos los países del mundo y con los mas diversos tipos de adicciones, es el programa de recuperación basado en los 12 pasos de Alcohólicos Anónimos. Si crees que eres adicto a sustancias, emociones, sexo, juego, personas, comida, etc.. te animo a buscar un grupo en tu localidad. Juntos podemos.

LOS DOCE PASOS DE ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS 
1. Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables. 
2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio. 
3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos. 
4. Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos. 
5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos. 
6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos. 
7. Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.
 8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos. 
9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros. 
10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente. 
11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.
 12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar el mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos. 

miércoles, 13 de abril de 2016

AGRADARA A LO DEMÁS. SOLO POR HOY. NARCÓTICOS ANÓNIMOS

13 de abril

«Este comportamiento de permanente búsqueda de aprobación nos hundió
más en la adicción.»

                                                                                                            
Texto Básico, p. 16

      Cuando los demás aprueban lo que decimos o hacemos nos sentimos bien; cuando lo desaprueban, nos sentimos mal. Las opiniones sobre nosotros, o cómo nos hacen sentir esas opiniones, pueden ser algo positivo. Cuando nos hacen sentir bien porque vamos por buen camino, nos animan a seguir. Pero «agradar a los demás» es algo completamente diferente. Tratamos de  «agradar a los demás» cuando hacemos algo, bien o mal, únicamente para conseguir la aprobación de otra persona.

      La baja autoestima nos hace creer que necesitamos la aprobación de otro para sentirnos bien con nosotros. Hacemos lo que sea para que los demás nos digan que somos maravillosos. Nos sentimos bien un tiempo y después empieza a hacernos daño. Al tratar de agradar a otra persona, nos subestimamos y subestimamos nuestros valores. Descubrimos que la aprobación de los demás no llena el vacío que tenemos dentro.

      Es posible encontrar la satisfacción interna que buscamos, haciendo lo correcto por motivos correctos. Rompemos el círculo de agradar a los demás cuando dejamos de actuar únicamente para conseguir su aprobación y empezamos a comportarnos de acuerdo a la voluntad de nuestro Poder Superior para con nosotros. Cuando lo hagamos, es posible que nos sorprenda gratamente descubrir que las personas que realmente cuentan en nuestra vida aprobarán mucho más nuestra conducta. Pero lo más importante, nos aprobaremos nosotros.

Sólo por hoy: Poder Superior, ayúdame a vivir de acuerdo a principios espirituales. Sólo entonces podré aprobarme a mí mismo.

CRÍTICA.

Siempre que estéis a punto de criticar algo, decidid primero qué vais a aportar como alternativa positiva. Si no tenéis ninguna alternativa, esperad. Entonces la crítica no hay que hacerla, porque es inútil. Si decís que esta medicina no es buena, puede que tengáis razón, pero, entonces, ¿dónde está la medicina adecuada? Al menos se está haciendo algo. De modo que la crítica jamás trae la revolución. La crítica es buena como parte de un programa positivo. Así que primero decidid el programa positivo y luego, sin perder de vista dicho programa, criticad. Entonces vuestra crítica será muy valiosa, apreciada incluso por aquellos a quienes estáis criticando. Nadie se sentirá ofendido por ella, porque al tiempo que criticáis, continuamente mantenéis una alternativa positiva en mente y luego proponéis algo. 

lunes, 28 de marzo de 2016

AL-ANON. UN DIA A LA VEZ.

No lo causé, no lo puedo controlar, y no puedo curar al alcohólico
Karen D., Virginia
«… creía que la bebida de mi hijo era culpa mía».
Me sentí muy nerviosa cuando fui a mi primera reunión de Al-Anon. Lo último que quería hacer era entrar a una sala llena de extraños y contarles mis problemas personales. De alguna manera encontré valor para entrar a la sala, a pesar de que lo que en realidad quería hacer era salir corriendo para otro lado.
Una de las primeras cosas que escuché fue: “Ninguna situación es desesperada...”
También escuché: No lo causé, no lo puedo controlar, y no puedo
curar al alcohólico. Esas eran palabras que desesperadamente necesitaba escuchar porque creía que la bebida de mi hijo era culpa mía. Me sentía tonta cuando lloraba, pero nadie me juzgaba. De hecho, todo el mundo parecía entender mi dolor, a pesar de que yo no había dicho ninguna palabra.
Nunca olvidaré el miembro de Al-Anon que se me acercó después de la reunión y me dijo: “Aquí estás a salvo”. Este es el lugar donde precisamente debes estar».



jueves, 31 de diciembre de 2015

jueves, 18 de junio de 2015

CODEPENDIENTES ANÓNIMOS. EL LENGUAJE DEL ADIÓS. 18 DE JUNIO. SE VULNERABLE

Parte de la recuperación significa aprender a compartirnos con otras personas. Aprendemos a admitir nuestros errores y a exponer nuestras imperfecciones, no para que otros nos arreglen, nos recaten o sientan pena por nosotros, sino para que podamos amarnos y aceptarnos a nosotros mismos. Este compartir es un catalizador para la curación y el cambio.

A muchos de nosotros nos da miedo compartir nuestras imperfecciones porque eso nos hace vulnerables. Algunos de nosotros hemos tratado de ser vulnerables en el pasado, y la gente trató de controlarnos, de manipularnos, o de explotarnos, o nos hizo sentir avergonzados.

Algunos de los que estamos en recuperación nos hemos hecho daño siendo vulnerables. Podemos hacer compartido muchas cosas con gente que no respetó nuestra confianza. O podemos habérselas dicho a la gente equivocada en un momento inadecuado, y la asustamos y se alejó.

Aprendemos de nuestros errores, y a pesar de nuestros errores, sigue siendo bueno que nos permitamos ser vulnerables y honestos. Podemos aprender a elegir gente segura con quien podamos compartir. Podemos aprender a compartir adecuadamente, para no asustar o alejar a la gente. También podemos aprender a dejar que los demás sean vulnerables con nosotros.


“Hoy, Dios mío, ayúdame a aprender a ser adecuadamente vulnerable. No dejaré que los demás me exploten o me avergüencen por ser vulnerable, y yo no me explotaré a mí mismo”.

miércoles, 17 de junio de 2015

EL LENGUAJE DEL ADIÓS. MELODY BEATTIE. 17 DE JUNIO. SOMETIMIENTO


Sometimiento
Aprende las lecciones de tus circunstancias actuales.
No tenemos que ir hacia delante resistiendo lo que es indeseable en nuestra vida hoy. Adelantamos, crecemos, cambiamos a través de la aceptación.
La evitación no es la clave; es el sometimiento lo que abre las puertas.
Escucha esta verdad: todos estamos en nuestras circunstancias actuales por una razón. Hay una lección, una valiosa lección, que debemos aprender antes de poder seguir adelante.
Algo importante está obrando en nosotros y en los que nos rodean.
Quizá no lo identifiquemos hoy, pero podemos saber que es importante. Podemos saber que es bueno. Vence no por la fuerza, sino por el sometimiento. La batalla se libra, y se gana, en nuestro interior. Debemos librarla hasta que aprendamos, hasta que aceptemos, hasta que sintamos gratitud, hasta que nos libremos.

Hoy estaré abierto a las lecciones de mis circunstancias actuales, no tengo que etiquetar, saber o entender lo que estoy aprendiendo; a su tiempo lo veré claramente. Para hoy, la confianza y la gratitud bastan.